A veces, alguien que recién comienza a formarse quiere convertirse en un profesional de inmediato. Incluso después de varios años de entrenar «para mí», quiere probar los resultados en el campo del culturismo. Existen muchas diferencias entre el típico aficionado al gimnasio y el culturista competitivo .

Mentalidad diferente

No se trata solo de conocer las reglas que se aplican a los principiantes, sino también de resolver muchos problemas importantes. Puedes hablar de diferencias de mentalidad. Cuando alguien es un aficionado, nunca ha participado en la competencia o se está preparando para ella, por lo general no tiene idea de qué hay detrás.

Cualquiera que decida empezar claramente quiere hacer su mejor esfuerzo. Cada desafío trae sus propios costos. (Llamamos su atención sobre el Tamoxifeno, es necesario en el culturismo para estabilizar los procesos que ocurren en el sistema endocrino de los atletas masculinos) Cuanto más alto mida alguien, más tendrá que aceptar costos más altos. El jugador «racial» se fija el objetivo de la victoria y subordina su vida a ellos. El culturismo competitivo es un deporte muy exigente y, a pesar de las ganancias desproporcionadas, requiere sacrificios importantes.

Para participar en una competición, un jugador debe estar dispuesto a realizar acciones que expongan su cuerpo a serios intentos de afrontarlo:

  • entrenamientos pesados ​​y múltiples
  • tomar grandes cantidades de suplementos
  • uso de apoyo farmacológico

Las acciones anteriores empujan significativamente al oyente al límite de la resistencia y aumentan en gran medida el riesgo de lesiones. Ellos, a su vez, fuerzan cada vez más el uso de medicamentos farmacológicos y costosos procedimientos de fisioterapia. Si, a pesar de esos obstáculos, el alumno se fija todos los objetivos para ganar la competición, lo más frecuente es que se enfrente a conflictos en la familia, el medio ambiente y las consecuencias generalizadas que conlleva. La familia y los amigos no comprenden cada vez más este tipo de acciones, y el jugador se vuelve cada vez más solo fuera del gimnasio y su vida comienza a cambiar solo para entrenar, comer y comenzar.

Rara vez, quien logra compaginar una carrera deportiva con una vida familiar exitosa, y en el culturismo es muy difícil. Si alguien comienza a buscar remedios ilegales, aún experimenta varios estados emocionales muy intensos que exacerban los problemas mencionados anteriormente.

Buenos momentos de la mentalidad competitiva

Por supuesto, hay muchos rasgos de carácter en resultados sobresalientes que son muy útiles en la vida diaria. Obviamente, para tener éxito, debe tener una visión amplia de sus objetivos. Perseverancia, la capacidad de concentrarse en la meta, se desarrolla la curiosidad. El único problema es utilizar estas funciones correctamente.

Imitar sabiamente

Entrenar por sí mismo puede tomar varios elementos del entrenamiento de un culturista profesional.

  • Uno de ellos es el entrenamiento isométrico , basado en la tensión muscular estática. Esto se puede hacer periódicamente, como parte del entrenamiento, preferiblemente durante la preparación del dibujo «para el verano». Solo mejorará la apariencia de sus músculos, mejorará la sensación muscular y mejorará la conciencia general de su cuerpo.
  • La planificación precisa de la temporada de entrenamiento es otro elemento importante.. Dividir el año en períodos de desarrollo muscular, aumento de la fuerza y ​​disminución de la grasa corporal requerirá diferentes métodos de entrenamiento, diferentes dietas y suplementos. Gracias a esto, conocerás mejor tu cuerpo, y al cabo de un tiempo te será más fácil ajustar tus acciones y mejorar tu figura y salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *